Archivo para la etiqueta ‘Narrativa

Niños de tiza, de David Torres   Leave a comment

Niños de TizaNiños de tiza’ gira en torno a los recuerdos de infancia que asaltan a Roberto cuando regresa al barrio; al igual que le ocurre a él, los años lo han dejado viejo y cascado. Pero a pesar de los cambios, en sus calles y sus edificios persiste la memoria de aquello que vivió con sus amigos, compañeros y vecinos, tanto lo bueno (las risas, los juegos, las anécdotas), como lo malo, encabezado por la misteriosa muerte de la niña paralítica a la que algunos niños apodaron cruelmente como La Sirena, a la que solo Roberto alcanzó a ver como la niña triste pero llena de vida que era.

Los recuerdos se agolpan uno tras otro al tiempo que se van sucediendo los acontecimientos en el presente. Hay cosas que los años han enterrado a conciencia, pero que por cojones, por cabezonería, acabarán saliendo a la luz. Y pobre de aquel al que pillen por medio; y claro, Roberto estará en mitad del tinglado, igual que el Chapas, el Lenteja, Lola, el padre Osorio, Romero…Personajes creíbles y muy humanos, que despertarán nuestras simpatías o se llevarán el más amargo de nuestros odios.

 Pese a estar construida en buena parte en base a recuerdos pretéritos, la acción de la novela no es ni mucho menos estática. El autor alterna con habilidad entre presente y pasado para formar un complejo fresco de la vida de barrio, al tiempo que muestra bajo sus prisma los temas mundanos que a todos nos interesan: el amor y la amistad, el mundo mágico y a veces cruel de la infancia, los miedos que se superan al crecer y los que perduran a pesar de la edad, el honor y el sentido de la justicia, la venganza y la imposibilidad de no sucumbir ante un destino que, para cada uno de nosotros, parece escrito de antemano.

‘Niños de tiza’ tiene momentos para reír, otros para llorar y otros para apretar los puños y los dientes. Como la vida misma. Está escrita con ingenio, inteligencia y actitud, y con una cercanía que nos hace a todos hijos del mismo vecindario de San Blas mientras pasamos sus páginas. Una obra que además confirma a David Torres como un autor al que vale la pena seguir.

Anuncios

Las voces del Pamano, de Jaume Carre   Leave a comment

las voces del pamanoLas voces del Pamano es una novela extraordinaria sobre las luces y las sombras de la guerra, de los vencedores y los vencidos, y los héroes y los villanos; sobre la fuerza de la vivencia y la fragilidad del recuerdo histórico. Las voces del Pamano es una gran novela coral acerca de las complejas historias que se ocultan tras la gran historia en mayúscula de la Guerra Civil, cuyo eco perdura a lo largo de toda la posguerra y la Transición hasta nuestros días. Tina, una pacífica maestra, fotografía al azar una escuela de un pequeño pueblo de un valle del Pallars que está a punto de ser demolida. Tras la pizarra, se encuentra una cajita que contiene una larga carta escrita en un cuaderno escolar que jamás llegó a su destinatario. Poco a poco, Tina se irá adentrando en la memoria de esos valles e irá desvelando las piezas de una historia de maquis, falangistas y héroes anónimos envuelta en la bruma del olvido y la tergiversación, que se mezcla con los vuelcos de su propia vida. Jaume Cabré trenza con gran maestría los hilos de varias tramas que se enredan entre sí, trazando un retrato despiadado y lúcido de los entresijos de la sociedad española desde la Guerra Civil hasta nuestros días.

La marca del meridiano, de Lorenzo Silva   Leave a comment

La marca del meridianoEn una sociedad envilecida por el dinero sucio y la prostitución de las personas, todavía el amor puede ablandar a las fieras. Un guardia civil retirado aparece colgado de un puente, asesinado de manera humillante. A partir de ese momento, la investigación que ha de llevar a cabo su viejo amigo y discípulo, el brigada Bevilacqua, abrirá la caja de Pandora: corrupción policial, delincuentes sin escrúpulos y un hombre quijotesco que buscará en el deber y el amor imposible la redención de una vida fracturada.

Ambientada en la Cataluña actual, esta absorbente novela policíaca de Lorenzo Silva, maestro indiscutible del género, se adentra más allá de los hechos y presenta un sólido retrato del ser humano ante la duda moral, el combate interior y las decisiones equivocadas

Publicado 13 agosto 2013 por Enrique Alabau Dotor en Leídos, Narrativa

Etiquetado con , ,

Intemperie, de Jesús Carrasco   Leave a comment

IntemperieIntemperie, escrito por Jesús Carrasco, es un libro emocionante, conmovedor, lleno de suspense, un debut literario con alma de clásico. La riqueza de Miguel Delibes y la fuerza de Cormac McCarthy fundidas en una voz propia. Una novela construida a partir de tres arquetipos: un cabrero, un alguacil y un niño, simbolizan el b ien, el mal y la inocencia.Una voz nueva, con personalidad propia, sin duda el autor revelación del año de la narrativa española. Un niño escapado de casa, escucha, agazapado en el fondo de su escondrijo, los gritos de los hombres que le buscan. Cuando la partida pasa, lo que queda ante él es una llanura infinita y árida que deberá atravesar si quiere alejarse definitivamente de aquello que le ha hecho huir. Una noche, sus pasos se cruzan con los de un viejo cabrero y, a partir de ese momento, ya nada será igual para ninguno de los dos. Intemperie narra la huida de un niño a través de un país castigado por la sequía y gobernado por la violencia. Un mundo cerrado, sin nombres ni fechas, en el que la moral ha escapado por el mismo sumidero por el que se ha ido el agua. A través de arquetipos como el niño, el cabrero o el alguacil, Jesús Carrasco construye un relato duro, salpicado de momentos de gran lirismo. Intemperie es una novela tallada palabra a palabra, donde la presencia de una naturaleza inclemente hilvana toda la historia hasta confundirse con la trama y en la que la dignidad del ser humano brota entre las grietas secas de la tierra con una fuerza inusitada

Publicado 13 agosto 2013 por Enrique Alabau Dotor en Leídos, Mis lecturas favoritas, Narrativa

Etiquetado con ,

El tiempo de los héroes, de Javier Reverte   Leave a comment

Aquel mediodía de marzo de 1939, bajo un cielo de fango, el mar escupía un oleaje furioso y el viento golpeaba con saña las palameras del paseo del puerto de Alicante, obligando a sus largas hojas a simular aplausos, como si se burlaran del dolor de la multitud que, herida por el miedo, se agolpaba en los muelles.
Así comienza El tiempo de los héroes, la novela que Javier Reverte publica enPlaza y Janés y que llega hoy a las librerías.
Esa naturaleza agresiva e inhóspita recibe a varios miles de personas que esperan un barco para salir de España con el signo de la derrota en los días anteriores al final inminente de la guerra civil.
Son los restos de un ejército diezmado y roto, a los que se suman miles de civiles: ancianos, mujeres y niños sin esperanza en medio del paisaje insolidario de esos muelles del dolor.
Desde ese punto de partida, Javier Reverte elabora en El tiempo de los héroesuna biografía novelada del general Juan Modesto, uno de los mandos más admirables y peculiares del ejército republicano.
Nacido en el Puerto de Santa María, Modesto fue el único general de la República que alcanzó ese grado desde la condición de miliciano, por su talento para las operaciones militares, y cuando empieza la novela acaba de llegar a Alicante para organizar la evacuación a la vez que rememora los tres años de guerra, su infancia y su trayectoria personal, y asume su derrota, que sabe inevitable, aunque no se rinde nunca.
Porque Modesto tiene la grandeza joven del héroe de la epopeya clásica o de la tragedia griega, su misma valentía en el enfrentamiento desigual contra el destino que había elegido en un ejercicio de libertad que, junto con la esperanza, es el motor fundamental de ese tipo de tramas.
Las citas de autores clásicos que encabezan cada capítulo marcan el tono elevado, épico y trágico, con que Javier Reverte quiere rodear la figura de Juan Modesto, un hombre que pertenecía al destino, no a la vida.
Un destino cuyos momentos cruciales recuerda el protagonista desde ese lugar de la derrota en que se ha convertido el puerto de Alicante esos días de marzo de 1939.
El tiempo de los héroesDesde el 19 de julio del 36 en Getafe y en el cuartel de la Montaña, en medio de la furia popular contra los sublevados, primer acto de una tragedia que duraría años, se recuerdan las malas relaciones con El Campesino, con Cipriano Mera y con Líster, se suceden los episodios de guerra –el Quinto Regimiento, la batalla de Madrid, el frente de Guadarrama, la defensa de una capital del caos abandonada  por el gobierno, las batallas del Jarama y Guadalajara, Belchite y Brunete, Teruel y el Ebro, la caída de Cataluña y la traición de Casado en Madrid-, se evoca a figuras públicas -Alberti, Koltsov, Negrín, un Hemingway borracho y violento, el prudente general Rojo, el aviador comunista Hidalgo de Cisneros, Miaja, Capa o Miguel Hernández- o a personajes de su vida privada como sus amantes -la norteamericana Jeannette Cohen, la condesa de Valdearce y María Díaz-, su intendente Cachalote, el comisario político Luis Delage o el sargento Lavalle, uno de los personajes centrales de El tiempo de los héroes.
Una amplia documentación está en la base de esta novela que sin embargo se lee como un relato fluido en el que el rigor histórico no empaña nunca los valores narrativos de El tiempo de los héroes, una espléndida reconstrucción de la figura de Juan Modesto, al que Juan Negrín le decía al despedirse para salir al exilio estas palabras que resumen el sentido de la novela:
 
-Usted es un héroe antiguo, quizás el último de todos. Si hubiera ganado esta guerra, le cantarían los poetas del futuro. Sin embargo, ya no habrá versos esperándole…, tal vez, únicamente, alguien escriba una tragedia sobre su vida y su lucha.

El despertar de la señorita Prim, de Natalia Sanmartín   Leave a comment

Imagen

Publicado 29 junio 2013 por Enrique Alabau Dotor en Leídos, Narrativa

Etiquetado con , ,

La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero   Leave a comment

El título del libro tiene que ver con lo que sucede cuando alguien sufre una pérdida. Te avisan que alguien ha muerto y tu mente se niega a aceptar eso ¿muerto? ¿Pero cómo? ¡No puede ser! ¿Qué no voy a volver a verlo? ¡pero es ridículo!…ridículo y tremendamente doloroso; uno quisiera que no fuera verdad y no puede sino arrastrarse a vivir con esa verdad en lo que se reinventa uno (porque como bien dice Rosa Montero, no te acostumbras a una ausencia, no deja de dolerte, sino que tú te reinventas después de la pérdida).la ridicula idea de no volver a verte

El detonante para comenzar a escribirlo fue el diario que Madame Marie Curie comenzó a escribir  después de la muerte de Pierre en 1906. Así se enfrentó a la pena que la consumía y que la hacía parecer un témpano de hielo al mundo exterior: en el expresaba lo mucho que lo había querido, lo que lo extrañaba y al leerlo se ve de la intimidad que lograron en sus años de matrimonio. La editora de Rosa Montero se lo envió. Y ella al comenzar a leerlo, comenzó a escribir sobre esta gran mujer, y la pena que las unía a ambas. Marie perdió a Pierre y Rosa a Pablo en 2009.

Marie Curie fue una pionera en varios frentes: en 1853 obtiene la licenciatura de física (siendo el primer lugar de la clase) y en 1984 la licenciatura en matemáticas (siendo la segunda de su clase). Primero porque se pudo titular, fue la primera persona en el mundo en recibir 2 premios Nobel (en física y Química) y además, la primera cuya hija también recibiría el premio Nobel (de Química, en 1935). Fue la primera mujer en ser profesora en la Universidad de Paris (en 650 años que tenía la Universidad, ella fue la primera mujer en ser profesora).

En 1895 se casa con Pierre Curie, profesor de Física y estarán juntos 11 años, hasta un día en que él trágicamente muere aplastado por un carruaje.

Publicado 31 mayo 2013 por Enrique Alabau Dotor en Leídos, Mis lecturas favoritas, Narrativa

Etiquetado con ,